la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 26 de junio de 2017

Muro (Mallorca). El pánico se apodera de los toreros frente a los de Partido de Resina



Se lidió una seria corrida, excelentemente bien presentada, de Partido de Resina. Una tía en el argot taurino. Una auténtica pava que tuvo un puntito de mansedumbre y que pidió los papeles a la terna actuante. 

Con la corrida que pesó en el ruedo, se ensañaron, tras ser derribados, todos los del castoreño. Le dieron sin compasión. Las cuadrillas de subalternos pasaron un auténtico calvario. En la muleta no fueron ningunos marrajos ni quisieron comerse a nadie. Pero eso sí, pedían estar firmes y confiados y los matadores anduvieron todo lo contrario. 

  • Nefastas circunstancias dan al traste con el resultado artístico en el centenario del coso de Muro

El pánico se apodera de los toreros 
frente a los de Partido de Resina

Palma 26.06.2017 
Al aficionado torista, de ayer y de hoy, le preocupa muy poco el toro boyante y claro en la embestida. Le emociona y le interesa el toro revoltoso, el que se ciñe, el que corta el terreno, el que se defiende, el que busca por debajo del engaño, el probón y el incierto. Y acepta y le complace contemplar la destreza y la maña del lidiador inteligente que vence las dificultades.La de ayer en Muro, se enfocó para el torista.

Se lidió una seria corrida, excelentemente bien presentada, de Partido de Resina. Una tía en el argot taurino. Una auténtica pava que tuvo un puntito de mansedumbre y que pidió los papeles a la terna actuante. 

Algunos de los lidiados lucían dos terroríficas velas y presentaban una integridad a placer del tipo de aficionado mencionado. Todo un lujo. La psicosis y el pánico que se apoderaron días previos al festejo por el aspecto de los astados, propició tras el paseíllo, una deleznable actitud y lamentable plantón por parte de la terna de espadas actuantes. Los legítimos derechos de los toreros deben ser reclamados a las doce del mediodía en los despachos, tal y como indica el reglamento nacional de espectáculos taurinos. Ni el público asistente, ni la Fiesta, ni su propia profesión merecen semejante despreciable conducta. Una deplorable encerrona. Una falta de profesionalidad y dignidad tanto de Castaño, que se vio desbordado frente a su segundo, de Lamelas, que paseó una cariñosa oreja, y Escribano

Con la corrida que pesó en el ruedo, se ensañaron, tras ser derribados, todos los del castoreño. Le dieron sin compasión. Las cuadrillas de subalternos pasaron un auténtico calvario. En la muleta no fueron ningunos marrajos ni quisieron comerse a nadie. Pero eso sí, pedían estar firmes y confiados y los matadores anduvieron todo lo contrario. Sin acople ninguno de los tres en los recibos capoteros y manejando penosamente los aceros. 

Innumerables pinchazos, bajonazos, descabellos y seis desarcertadas lidias, llevaron al traste una corrida que tuvo una duración de hasta casi cinco horas. Actuó también el rejoneador Roberto Armendáriz más preocupado de teatralizar con el tendido que de clavar acertadamente las farpas. Lidió dos de El Onsareño. El sabor que nos queda en el paladar después de asistir al milagro del toreo es un lujo. Y los lujos ni están al alcance de todas las fortunas ni a la vuelta de todas las esquinas.

Javier Castaño

Alberto Lamelas


Christian Escribano




Arbeloísmo en vena / por Juan Manuel Rodríguez



Álvaro Arbeloa anunció el sábado que deja el fútbol. Por el palmarés deportivo del magnífico defensa salmantino vendería su alma al diablo el noventa y nueve por ciento de los futbolistas profesionales: dos Copas de Europa, una Supercopa, un Mundial, una Liga, dos Copas y una Supercopa con el Real Madrid y un Mundial y dos Eurocopas con España, su selección.

Arbeloísmo en vena

Álvaro Arbeloa anunció el sábado que deja el fútbol. Por el palmarés deportivo del magnífico defensa salmantino vendería su alma al diablo el noventa y nueve por ciento de los futbolistas profesionales: dos Copas de Europa, una Supercopa, un Mundial, una Liga, dos Copas y una Supercopa con el Real Madrid y un Mundial y dos Eurocopas con España, su selección. Y digo "su selección" porque, a diferencia por ejemplo de Pep Guardiola que salió disparado gritando que él era independentista en cuanto colgó las botas, con Álvaro no corremos ese riesgo: Arbeloa es español, se siente español, quiere a España, se ha manifestado en innumerables ocasiones a favor de nuestra nación y de nuestra selección y, en unos tiempos tan alocados como los que nos ha tocado vivir en los que da igual todo y no se sabe si el personal sube o baja, esa significación también le ha pasado factura a ojos de los antiespañoles, que suelen ser antimadridistas.

Por el palmarés de Álvaro Arbeloa vendería su alma al diablo el noventa y nueve por ciento de los jugadores profesionales de fútbol y por su calidad lo haría el cien por cien. Porque uno ha de ser bueno, muy bueno, extraordinariamente bueno para jugar 8 temporadas en el Real Madrid y dos en el Liverpool. Entre esos dos equipos suman 17 Copas de Europa y el inglés ya tenía 4 cuando el Barça continuaba siendo virgen. Pase que de la calidad de un futbolista como Arbeloa dude un odiador de Internet, uno de esos innumerables personajes absurdos que proliferan por las redes sociales y cuya única misión es insultar a todo el mundo, pero... ¡que lo hiciera otro jugador profesional!... Cuando Gerard Piqué llamó despectivamente "cono" a Arbeloa cruzó todas las líneas rojas de la decencia y del buen gusto: Piqué odia a Arbeloa porque le teme y le teme por la sencilla razón de que Álvaro representa lo contrario que él.

Además de tener un palmarés y una calidad envidiables, Álvaro Arbeloa se ha caracterizado, sobre todo en los años de plomo del mourinhismo, por ejercer la portavocía del Real Madrid, y no sólo de la plantilla, desde dentro del vestuario. En un país como el nuestro en el que la gente se pone de perfil por si acaso, su lealtad hasta el final, su compromiso sincero y sus principios le han acarreado algunos problemas pero también le han supuesto el cariño y el agradecimiento eternos de la afición del mejor club deportivo de la historia. Alineándose con Mourinho, Arbeloa se distanció tanto del auténtico núcleo de poder de la selección, que constituían Xavi y el propio Piqué, que al bienqueda Del Bosque no le quedó más remedio que firmar con mano blanda y temblorosa su condena deportiva.Álvaro Arbeloa, en fin, se merece lo mejor. Ahora empieza para él lo bueno y algunos creen sinceramente que de lo bueno lo mejor sería verle a él proximamente como portavoz del Real Madrid. Arbeloísmo en vena.

La pintura de Mariano Cobo





Ataques a la Religión / por Rafael Comino Delgado




¡Los políticos, casi en su totalidad, hasta donde yo sé, han silenciado los hechos! y para mí esto les hace, en cierto modo cómplices, muy especialmente el PP que gobierna en España. Muchos partidos de la oposición ya sabemos, de antemano, que siempre estarán al lado de los delincuentes y más si actúan contra la Iglesia. La conducta de los populares de Madrid y Granada, no puede ser más despreciable, al no haber condenado inmediatamente los hechos y exigido depurar responsabilidades. 


Ataques a la Religión

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
No se está prestando la suficiente atención a los innumerables ataques que sufre la Religión en España, por supuesto la católica y en general los cristianos. 

En los días pasados destacan dos: El intento de quemar la capilla de la Universidad autónoma de Madrid, al grito de "la única Iglesia que ilumina es la que arde"(Rita Maestre decía "arderéis como en el 36". Siempre tan aficionados al fuego), y el brutal puñetazo en la cara a una monja, al mismo tiempo que el agresor le decía, "eso por ser monja".

Analicemos ambos ataques desde la razón , la sensatez y la decencia de personas civilizadas, acorde al siglo XXI en un país del primer mundo.

Primera pregunta, ¿qué mal hace la capilla de la Autónoma ( ni siquiera es una institución estatal). Allí va solo el que quiere ir, no molesta a nadie, no se meten con nadie, no cuesta un céntimo a las arcas del estado. ¿Por qué se quiere quemar? ¿encuentran alguna explicación razonable que no sea la mala condición, el rencor, la maldad, y el saber que no les pasará nada por hacer este acto criminal?

Segunda pregunta, ¿qué mal ha hecho una monja, que venía de llevar niños (que cuidan en su congregación porque son desheredados de la vida) al colegio. ¡Es difícil imaginarse alguien más inofensivo que la monja agredida! El agresor sabia que aunque la monja hubiese sido inmensamente más fuerte que él no le hubiera hecho daño alguno, porque así se lo dicta su alma, su condición.

De ello se deduce que en ambos casos los agresores, naturalmente de izquierdas (seguro en el caso de la capilla), son gentes cerriles, salvajes y descerebradas, que solo conocen el mal, el crimen, el odio, lo más despreciable que imaginarse pueda. 

También se deduce que los agresores son seres cobardes, muy cobardes, infinitamente cobardes porque atacan a quien saben que jamás les hará daño aunque pudiera.

Antes estos casos siempre se suele pensar: "No hacen lo mismo con el Islam porque saben que lo pagarían muy caro", y es la pura verdad, lo cual pone de manifiesto lo inmensamente cobardes que son.

Hasta aquí las cosas están meridianamente claras; atacan a quien saben que no se defenderá, pero hay algo más profundo que no debe perderse de vista, y es que así empezaron a ocurrir las cosas en los años previos al 1936. Ataques a la Iglesia católica, a los que asistían a misa, quemando iglesias y conventos, bolchevización del PSOE (entonces con Largo Caballero y ahora con Pedro Sánchez), anulación del socialista moderado Julián Besteiro (que podría tener ahora su equivalente en Javier Fernández, presidente de la gestora que dirigió el partido hasta la reciente elección de Pedo Sánchez) y finalmente el comienzo de la guerra con brutales ataque a la Religión, hasta llegar al asesinato de unos 7500- 8000 religiosos, simplemente por ser religiosos.

Tercera pregunta: ¿por qué atacan precisamente a la Iglesia que siempre está de parte de los más desfavorecidos? Pues porque a los que son injustos por naturaleza, a los que odian la verdad y quieren imponer su pensamiento, su capricho, su deseo, a los que son enemigos de la libertad, les molesta mucho la Iglesia que siempre ha predicado y predica que todos los seres humanos somos iguales y libres ante Dios, que siempre busca la justicia. 

Pero es inevitable incluir en el análisis breve que hemos expuesto algo de transcendental importancia: ¡Los políticos, casi en su totalidad, hasta donde yo sé, han silenciado los hechos! y para mí esto les hace, en cierto modo cómplices, muy especialmente el PP que gobierna en España. Muchos partidos de la oposición ya sabemos, de antemano, que siempre estarán al lado de los delincuentes y más si actúan contra la Iglesia. La conducta de los populares de Madrid y Granada, no puede ser más despreciable, al no haber condenado inmediatamente los hechos y exigido depurar responsabilidades. 

Los políticos , todos, condenan rotundamente cualquier acto contra el Islam, y me parece correcto, pero no hacen lo mismo cuando el agraviado es el Cristianismo. ¿Por qué? ¿Qué hay debajo, solo miedo o algo más?

Pues bien, el que olvida su historia (y nosotros parece que la estamos olvidando) está condenado a la repetirla. Ciertamente el año 2017 no es el año1935, ni el 1936, pero los ataques a la Religión son muy parecidos, y perder de vista que podrían desembocar en lo mismo, si no se pone freno inmediato y contundente a todos estos delitos, es de una insensatez monumental. 

Sé que las autoridades encargadas de poner fin a esta situación me dirán, con razón, que las leyes son las que hay y se aplican. De acuerdo, pues entonces cámbiense las leyes y háganse unas nuevas que no se pongan tan descaradamente de parte de los delincuentes, de los criminales. Si uno se lee el Código penal español le da la impresión de que está hecho precisamente por los delincuentes.

Para mí la situación que vive España es bastante más que preocupante, entre otras razones por el estado, no digamos de inmunidad pero si, demasiado suave, permisivo, para con los criminales, delincuentes en general y muy especialmente algunos tipos de delitos, como son los cometidos contra la Iglesia. Ello explica que hoy por hoy nuestro país esté considerado, a nivel internacional, el paraíso de la delincuencia, y esto lo pagaremos muy caro en corto-medio plazo. Bueno en realidad ya lo estamos pagando.


MADRID. JESÚS ENRIQUE COLOMBO VUELVE A LAS VENTAS. CARTEL DE LAS DOS PRÓXIMAS NOVILLADAS.





domingo, 25 de junio de 2017

El toreo se hace más grande / por Paco Delgado



“Cada toro es una bomba de mano”, dijo Luis Francisco Esplá, y esta le explotó de lleno al pobre Fandiño, que entra así en el catálogo de leyendas del toreo.

 El toreo se hace más grande

No hacía ni un año de la tragedia de Víctor Barrio cuando el toreo se ha visto sacudido de nuevo por la desgracia. De golpe y porrazo nos ha dicho adiós el infortunado Iván Fandiño, el más destacado de los toreros vascos de los últimos tiempos y que el pasado sábado resultó muerto en la plaza francesa de Air Sur L’Adour, al ser corneado por un toro de Baltasar Ibán que le destrozó varios órganos vitales, haciendo inútil la intervención de los facultativos que le atendieron, primero en la enfermería de la propia plaza y, posteriormente, en un hospital de la vecina ciudad de Mont de Marsan.

Pero, al mismo tiempo, se demuestra, una vez más, que la tauromaquia es algo más que un mero espectáculo. Aquí se muere de verdad. Y se exhiben una serie de valores que bien haríamos en pregonar y difundir. Lucha, esfuerzo, espíritu de sacrificio y superación, fe, esperanza en tu propia capacidad, afán de triunfo, modestia, compañerismo… y, claro, también la realidad de la muerte, siempre presente en nuestra vida y tantas veces olvidada, como si no fuese lo único cierto y real que habrá de llegar. Y en esa certeza reside la grandeza del toreo. Quien se pone ante un toro expone, a sabiendas, su propia existencia, que es lo único que tiene. Tremendo y magnífico y por tantos tan poco valorado…

Nacido en Orduña en septiembre de 1980, en el seno de una familia sin antecedentes taurinos, el futuro de Fandiño estaba en un frontón, como pelotari, pero el pequeño Iván tenía otros planes muy distintos y, a pesar de su físico -era un niño gordito y en principio poco dotado para el toreo-, se empeñó en ser torero y lo acabó consiguiendo. Aunque para ello tuvo que recorrer un camino empinadísimo y nada fácil. En las capeas de los pueblos de Cuenca y Guadalajara forjó su espíritu y aprendió la dureza del toreo y, a finales del pasado siglo, recaló en la Escuela de Tauromaquia de Valencia, dirigida entonces por el que fuese matador Francisco Barrios “El Turia”.

De la mano de su amigo Néstor García, y lejos de truses y las grandes empresas taurinas, siguió con su empeño hasta que, el 25 de agosto de 2005, en Vista Alegre, se convirtió, por fin, en matador de toros, al cederle El Juli, en presencia de Salvador Vega, la muerte del astado “Afrodisíaco”, castaño, marcado con el número 64, de 517 kilos de peso y de la ganadería de “El Ventorrillo”.

Supo de mieles -triunfó en las principales plazas y ferias y estuvo en la élite del toreo- y de hieles -varias fueron las cornadas graves que sufrió a lo largo de su carrera y no pocos disgustos los que se llevó por no amarrar una faena, no estar a la altura en determinadas ocasiones o no ser tratado como su esfuerzo podría hacer esperar-, hasta que el destino le puso enfrente a un toro -”Provechito” por mal nombre- cuya lidia no le correspondía. Fue al hacer un quite cuando trastabilló y el astado hizo por él, propinándole una cornada que acabó con su vida.

“Cada toro es una bomba de mano”, dijo Luis Francisco Esplá, y esta le explotó de lleno al pobre Fandiño, que entra así en el catálogo de leyendas del toreo.

La estupidez del Mermelada / Por Paco Mora



Jorge Javier Vázquez, conocido también como “El Mermelada”, que conduce un desvergonzado subproducto televisivo que tiene como personaje principal a la eximia Belén Esteban, ha dicho, refiriéndose a Felipe VI, que “quien preside una corrida de toros, a él no lo representa”. Vamos, que el Rey de los españoles ha perdido un súbdito por sentarse en el Palco Real de Las Ventas para presidir la Corrida de Beneficencia.

"El Mermelada" presumiendo de antitaurino 
en un burladero de la plaza de Las Ventas

La estupidez del Mermelada

Paco Mora
AplausoS

Un ridículo personaje en cuyo DNI figura el nombre de Jorge Javier Vázquez, conocido también como “El Mermelada”, que conduce un desvergonzado subproducto televisivo que tiene como personaje principal a la eximia Belén Esteban, ha dicho, refiriéndose a Felipe VI, que “quien preside una corrida de toros, a él no lo representa”. Vamos, que el Rey de los españoles ha perdido un súbdito por sentarse en el Palco Real de Las Ventas para presidir la Corrida de Beneficencia. ¡Dios mío qué pena! ¡Pobre don Felipe, perder el favor de elemento tan importante! 

A estas alturas del despropósito nuestro de cada día, uno ya no sabe quién es más necio, el infrascrito o el menda que recogió tan tremenda e importante declaración del singular ciudadano. Porque, vamos a ver; ¿a quién puñetas le importa lo que piense -si es que es capaz de pensar- semejante sujeto?

Cualquier ciudadano está en su derecho de ser monárquico o republicano y hasta a no ser ni lo uno ni lo otro. Pero anatematizar al Rey porque preside una corrida de toros en función de su representatividad, o porque como a su señor padre le dé la real gana, es una estupidez que sólo es capaz de cometer un engreído que cuando se mira al espejo se echa piropos o se tira besos.

Uno podría decir, que quienes son adictos a bazofias como su programa no son dignos de ser contemplados como personas racionales, con un índice normal de inteligencia. Pero Dios me libre, este país es muy grande, y como dijo El Guerra “hay gente pa’to”. Y, además, el nivel cultural y de sentido común de este país, entre los políticos y los que manejan los medios de comunicación social, ha bajado mucho. Lo que no quiere decir que no haya políticos y comunicadores de gran inteligencia, cultura y saber estar, pero, ¿para qué negarlo?, abunda más la berza que la flor. Y siempre se ha dicho que echarles margaritas a los cerdos es un sinsentido.

De todos modos; ¡Tiembla Corona que le has caído mal al “mermelada”!