la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 23 de febrero de 2018

Ha muerto el escultor Venancio Blanco, un apasionado de la Fiesta



Fue uno de los escultores contemporáneos más significados de nuestro país. Para la Tauromaquia, Venancio Blanco constituyó siempre una referencia de primer nivel; su obra taurina es prolífera a la vez que magnífica. Desde la gran escultura de Belmonte en la plaza del Altozano de Sevilla, hasta el monumento al mayoral charro, en recuerdo a su padre, situada en Salamanca, la obra del dibujante y escultor está plena de toros, toreros, caballos, picadores y suertes taurinas en las que el movimiento conviven en volúmenes que transmiten equilibrio y belleza.

Autor de una amplia obra sobre temática taurina
Ha muerto el escultor Venancio Blanco, un apasionado de la Fiesta

Constituyó todo un hito en las Bellas Artes contemporáneas de nuestro país; Taurinamente hablando, ha sido uno de los grandes artistas que han sabido vislumbra cuanto se reúne de belleza y color, también de movimiento, en la Tauromaquia. Venancio Marco acaba de morir, a los 94 años de edad, en su domicilio madrileño. Detrás deja un legado importantísimo, que para los aficionados va desde el monumento a Juan Belmonte a la entrada del barrio de Triana hasta el monumento al mayoral charro, en su tierra natal.

Fue uno de los escultores contemporáneos más significados de nuestro país. Para la Tauromaquia, Venancio Blanco constituyó siempre una referencia de primer nivel; su obra taurina es prolífera a la vez que magnífica. Desde la gran escultura de Belmonte en la plaza del Altozano de Sevilla, hasta el monumento al mayoral charro, en recuerdo a su padre, situada en Salamanca, la obra del dibujante y escultor está plena de toros, toreros, caballos, picadores y suertes taurinas en las que el movimiento conviven en volúmenes que transmiten equilibrio y belleza.

Se trata de uno de los escultores contemporáneo de mayor prestigio, nació en 1923 en Matilla de los Caños del Río (Salamanca). Estudió en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Salamanca, para posteriormente, entre 1943 y 1948 cursar estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Antes, en 141 y en medio de la guerra mundial tuvo un viaje a Italia, con 18 años y en plena Guerra Mundial, donde descubrió la escultura en toda su dimensión.

Con otros compañeros, en la década de los años 60 fundó el grupo de los Seis Escultores, que trae a nuestro país la escultura neofigurativa, tendencia que muestra un interés por representar la realidad a través de formas entre la figuración académica y el informalismo. Pero Blanco busca su propia identidad, renovando la escultura contemporánea e incorporando su personal expresión plástica a través del bronce principalmente.

Miembro numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando desde 1977, cuatro años después fue nombrado director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma , ingresando también en la Pontificia Academia Artística dei Virtuosi al Panteón de Roma, Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, y Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid.

Pero la personalidad de Blanco no se entendería sin su faceta docente, tanto en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Madrid, como en diversos cursos y seminarios por distintos puntos de España. Entre estos cabe mencionar el curso de dibujo y escultura en bronce de Priego de Córdoba, que comenzó hace más de 20 años y que se imparte todos los veranos.

Como reconocimiento a su trayectoria, tiene en su haber una muy amplia relación de galardones: Premio Nacional de Escultura (1959), Primera Medalla de Escultura de la Exposición Nacional de Bellas Artes (1962), Gran Premio de Escultura de la V Bienal de Arte de Alejandría, Medalla de Oro de la IV Bienal de Arte Sacro de Salzburgo, Medalla de Oro de la XI Exposición “Las Artes en Europa” (Bruselas), Primer Premio de la Exposición Internacional “La Caza” (Museo Nacional de Bellas Artes de Budapest), Premio de las Artes de Castilla y León 2001, Medalla de Oro de la provincia de Salamanca 2009.

Con una amplia obra, sus esculturas se pueden admirar hoy en diversos museos e instituciones, así como en colecciones particulares de España y del extranjero. Entre ellos figuran los Museo del Vaticano, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, de Arte Contemporáneo Reina Sofía, de Bellas Artes de Salamanca, de Arte Contemporáneo de Sevilla, de Bellas Artes de Amberes, Nacional de El Cairo y Nacional de Oslo, entre otros.

23-F.. ¿Se sabrá la verdad algún día? / por Alfonso Arteseros



Del 23-F al 1-O: Juan Carlos I y su hijo actuaron con 36 años de diferencia para combatir un vacío del Estado


Simeone se hizo atlético, Torres nació atlético / por Juan Manuel Rodríguez




El "no" de Simeone al que antes hacía referencia venía a colación de la pregunta de esta periodista, y que fue, más o menos, la siguiente: "¿Hará usted el mismo esfuerzo que dijo que haría por Griezmann para que se quede aquí Fernando Torres?"... A lo que Simeone respondió con el consabido "no".

Simeone se hizo atlético, Torres nació atlético

Estaba tan bien hecha y era tan clara la pregunta que la periodista le trasladó ayer a Simeone; venía tan a cuento la susodicha pregunta y tenía tanto sentido realizarla justo ahora, en este momento, que el resto de colegas de esta compañera llevamos "viviendo" 24 horas de la respuesta que le dio el entrenador del Atlético de Madrid, que fue un "no" claro y rotundo. Así que, aunque ya lo hice el otro día, hoy de nuevo, querida colega, felicidades por la pregunta y enhorabuena por el coraje de hacérsela al Cholo, que es un miura y que te quiso cornear. El "no" de Simeone al que antes hacía referencia venía a colación de la pregunta de esta periodista, y que fue, más o menos, la siguiente: "¿Hará usted el mismo esfuerzo que dijo que haría por Griezmann para que se quede aquí Fernando Torres?"... A lo que Simeone respondió con el consabido "no".

Luego, con Lola Hernández, que es periodista veterana y a la que seguro que conoce Simeone, el técnico rojiblanco quiso linchar a la colega de Cuatro y, a Lola sí, le dio la verdadera clave de por qué él no piensa hacer el mismo esfuerzo por Torres que por Griezmann: "Hay un grupo de personas a las que les preocupa un jugador mientras que a mí me preocupa todo el equipo". No hace falta ser Sherlock Holmes para deducir que el grupo de personas a las que se refiere Simeone está integrado, entre otros, por Antonio Sanz, por Petón o por Javier Matallanas, que todo el mundo sabe que, además de representante, en el primer caso, y periodistas, en los dos siguientes, son amigos personales del futbolista colchonero. Situada la escena, vayamos con la acción. De Simeone se ha alabado la sinceridad, pero Simeone no es habitualmente sincero. Quiero decir que cuando un periodista le pregunta a Simeone por algo candente, el Cholo remite al partido del día siguiente; el miércoles, casi por primera vez, fue sincero, y lo fue porque pretendía hacer daño al entorno de Torres, pero no calculó bien porque, al final, el dañado es el jugador, que no ha dicho esta boca es mía, y, por último, el club.

Si hoy, ahora mismo, en este momento, Simeone y Torres están a la misma altura en las preferencias de la afición es por la sencilla razón de que el Niño está apurando sus últimos años de fútbol mientras que Simeone se encuentra en plena incandescencia. Pero Fernando Torres, que a diferencia de Simeone siempre, a lo largo de toda su carrera deportiva, ha sido un caballero, no es Simeone. Torres empezó a jugar en el Atlético de Madrid en 1995, siendo cadete, y 6 años después debutó con el primer equipo. Es verdad que luego se fue, pero incluso su adiós fue en cierto sentido tutelado por una afición que sentía que el Niño debía crecer y que aquí, en ese momento, no lo podía hacer. Un año antes de que Torres llegara al Atleti, cuando el chico tenía 11 añitos, Diego Simeone, que por aquel entonces jugaba en el Sevilla, realizaba estas declaraciones al diario ABC: "Si me fuera sólo iría al Real Madrid, decir lo contrario sería mentir". Pero luego, por esas cosas que tiene el fútbol, al jugador del Sevilla que sólo quería jugar en el Real Madrid se le cruzó en su camino profesional el Atleti... y se hizo colchonero. Se hizo colchonero, entre otras cosas, porque el Madrid fichó a otro argentino, Fernando Redondo, y él se quedó con dos palmos de narices.

Así que, y ya que todos estamos siendo muy sinceros y la sinceridad es muy de alabar, digamos que Simeone se hizo del Atleti mientras que Torres nació atlético. En 1994, que fue cuando el Cholo hizo esas declaraciones, Simeone tenía 24 años y estaba talludito, sabía lo que quería y lo que decía. Allá por el año 2001, cuando Torres tenía 18 años, yo le pregunté al Niño en la Cope si él ficharía algún día por el eterno rival, por el Real Madrid, y me llamó la atención la seguridad con la que me respondió "no, jamás" sin dudarlo ni medio segundo. Creí entonces que me estaba mintiendo pero el tiempo ha demostrado que decía la verdad. Fernando Torres, querido Simeone, no se merece lo que usted le hizo el otro día. Ni usted, que ha cambiado el rumbo reciente del Atleti, merece pasar a la historia como el entrenador que enterró mal a un emblema colchonero.

Yo soy del Real Madrid y desde aquel año 2000 no he vuelto a entrevistar a Torres; mi contacto con el entorno del jugador se reduce a Petón, con quien jamás he hablado del Niño, entre otras cosas porque él no se deja; quiero decir que no tengo un interés personal en este asunto pero, como mero observador que soy, miro, y lo que veo cuando miro es a un hombre que tiene 3 hijos pero a quien siguen llamando Niño porque nació a la vida y al fútbol en el Manzanares. Veo a un futbolista ejemplar, veo a un deportista cabal, veo a un tipo educado, serio y respetuoso que no se merece ser zarandeado por lo que usted crea que quiere decirle a través de terceros. Así que sí, en mi opinión usted patinó con esa sinceridad arrolladora suya que exhibe cada tres o cuatro años. Si quiere usted ser sincero, mírese al espejo y respóndase a sí mismo si no quiso pegarle una patada a Antonio Sanz en el culo del futbolista. Y si es sincero, pero sincero de verdad, agarre el puñetero teléfono y llame a su jugador. Porque aún lo es, aún es su jugador, Cholo Simeone. Suyo y, si me lo permite, también un poco nuestro.

Un sitio especial para Curro Díaz / Por Paco Mora



Vi la corrida homenaje a Victorino, a través de la pagina web de Castilla La Mancha TV, y no comprendo cómo todavía algunos dejan caer que a este torero le falta dar un paso más en su torera actitud. ¿Para qué? ¿Para vulgarizar con arrimones innecesarios lo que son auténticas joyas de armonía, empaque y relajo, condiciones indispensables convertir en arte puro lo que se hace con los toros?

Un sitio especial para Curro Díaz

Paco Mora
La difícil naturalidad de Curro Díaz, que nace de una gran colocación y se prolonga con la despaciosidad y empaque de sus muletazos, fue la nota predominante de una magnifica tarde del torero de Linares en el Palacio Vistalegre de Madrid. El toreo no es entrega agónica en busca del triunfo a toda costa. Torear de verdad es otra cosa, que tiene mucho que ver con la manera de estar de Curro ante los toros de Victorino, toros a los que hay que entender como entendió este torero a los de “El brujo de Galapagar”.

Y es que el valor de verdad es tener cuajo para ver venir a los toros, esperándolos con la cabeza clara, las muñecas sueltas y la figura relajada sin crispaciones ni estridencias. Los naturales brotaron de su mano izquierda como brillantes engarzados en oro de muchos quilates. Lo de menos fueron los trofeos, que también los consiguió, y pudieron ser más con mayor precisión con la espada, pero las imágenes de toreo enclasado y de calidad de Curro Díaz, dejaron muy patente que las empresas deben abrirle las puertas de las grandes ferias y los carteles de lujo. Hubo a lo largo de su actuación quince o veinte muletazos que fueron auténticos carteles de toros, dignos de Roberto Domingo o Ruano Llopis, pero en general, sus dos faenas quedaron, en la memoria de los aficionados que saben paladear el toreo, como una fuente de inspiración para pintores.

Vi la corrida homenaje a Victorino, a través de la pagina web de Castilla La Mancha TV, y no comprendo cómo todavía algunos dejan caer que a este torero le falta dar un paso más en su torera actitud. ¿Para qué? ¿Para vulgarizar con arrimones innecesarios lo que son auténticas joyas de armonía, empaque y relajo, condiciones indispensables para convertir en arte puro lo que se hace con los toros? No Curro, no, haz oídos sordos a los cantos de sirena y sigue como eres, que es lo que te hace un torero distinto, que merece un sitio especial en la cumbre del toreo.

Carta a Zapatero / por Laureano Márquez

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.
FOTO: JUANJO MARTÍN / EFE

Me gustaría proponerle otra misión de observación: véngase un día, de incógnito, como quien no quiere la cosa y observe lo que está sucediendo en los hospitales de Venezuela con la gran cantidad de niños que pierden la vida al nacer. También están los que mueren de desnutrición o por comer una variedad de yuca -lo más barato que hay- que llaman amarga y que envenena; niños que empiezan a ser abandonados por algunos padres porque tienen que escoger, como en “La decisión de Sofía” (no la reina, sino la película de Pakula protagonizada por Meryl Streep), a qué hijo salvar.



Venezuela ya es difícil que algo cause extrañeza. Nuestra realidad ha alcanzado unos niveles de surrealismo, que cualquier cosa puede suceder. 


Carta a Zapatero

Laureano Márquez / El País
Señor Rodríguez Zapatero:
En Venezuela ya es difícil que algo cause extrañeza. Nuestra realidad ha alcanzado unos niveles de surrealismo, que cualquier cosa puede suceder. Leo -sin asombro alguno- que el Consejo Nacional Electoral le propone a usted como coordinador de una misión de observación para las elecciones presidenciales del próximo mes de abril. Si acepta, la tendrá usted fácil, porque salvo que el candidato se haga fraude a sí mismo, no habrá mucho más que observar.

Me gustaría proponerle otra misión de observación: véngase un día, de incógnito, como quien no quiere la cosa y observe lo que está sucediendo en los hospitales de Venezuela con la gran cantidad de niños que pierden la vida al nacer. También están los que mueren de desnutrición o por comer una variedad de yuca -lo más barato que hay- que llaman amarga y que envenena; niños que empiezan a ser abandonados por algunos padres porque tienen que escoger, como en “La decisión de Sofía” (no la reina, sino la película de Pakula protagonizada por Meryl Streep), a qué hijo salvar.

Es una dolorosa tragedia. Sería bueno que observara lo que está sucediendo con los medicamentos, porque mucha gente está perdiendo la vida por no tener medicinas esenciales para sus tratamientos. Debería observar  el estado de los hospitales que, como el Clínico Universitario, han dejado de hacer cirugías porque no tienen cómo. Tendría que observar el paso fronterizo entre Venezuela y Colombia, para que vea la cantidad de venezolanos que abandonan el país. No tiene que volar tanto para ello, en Madrid mismo puede usted notarlo, camine por las calles y pregunte. Pregúnteles a tantos venezolanos cómo y por qué llegaron hasta allá. Se habla de que cerca del 10% de la población ha emigrado, como luego del año 39 por allá. Observe, señor Rodríguez Zapatero, las aulas de las universidades nacionales, el sueldo de nuestros profesores no sobrepasa los tres o cuatro dólares mensuales. Profesores que pierden peso y muchos que se van, alumnos que no pueden llegar a las aulas porque no hay manera de transportarse o de comer. Venga y observe en las calles lo que sucede en torno a las bolsas de basura, los anaqueles de los supermercados. Observe la morgue y la cantidad de muertos por violencia que ingresan cada día. Hay demasiado dolor, señor Zapatero, solo que nuestros guernicas no explotan, son silenciosos e invisibles para el que no los quiera ver.

Si usted hiciera una observación profunda de Venezuela, una observación que le permita toparse con esta catastrófica situación que se nos viene encima y cuya gravedad exponencial se percibe a diario en la angustia de la gente que no sabe qué hacer, quizá comprendería por qué la oposición luego de dos décadas no puede suscribir acuerdos con quien no está dispuesto a respetar ninguna norma, ningún principio ni palabra empeñada. ¿Me dirá usted qué sentido puede tener firmar un acuerdo, si mientras las partes discuten garantías de transparencia electoral -lo que prueba que no existen-, una de ellas convoca unilateralmente a elecciones? Anhelamos con urgencia unas elecciones, sin duda, pero de verdad, que estén planteadas para que se exprese la voluntad popular y no -justamente- para lo contrario, para desconocerla. Señor Rodríguez Zapatero, que este régimen lo promueva como observador electoral imparcial debería decirle a usted mucho acerca de cómo se le percibe, pero también acerca de cómo se le percibirá luego del 22 de abril. El mundo entero, la Comunidad Europea, Canadá, Estados Unidos, nuestros hermanos latinoamericanos -a excepción de su buen amigo Evo Morales- han denunciado estas elecciones. ¿Cree usted que todos se han confabulado en la maldad cuando unánimemente condenan lo que aquí sucede? Solo le invito -respetuosamente- a que medite en ello. Al fin y al cabo, cada uno de nosotros con sus acciones y con aquello que cohonesta o no, está construyendo su propia memoria histórica.

Iguazú


  Cataratas de Iguazú / Brasil-Argentina
21 de Febrero de 2018

Fotografías La Loma



Madrid. Ponce presenta el homenaje a Morenito de Maracay. A celebrar en Las Rozas


Será el próximo 3 de marzo y además de los dos maestros torearán Javier Conde, El Fandi, López Simón, Cayetano y el novillero Daniel Barbero.

A celebrar en Las Rozas
Ponce presenta el homenaje a Morenito de Maracay


Este jueves se ha presentado en el clásico Café Gijón de Madrid el festival que ha impulsado Enrique Ponce para homenajear a Morenito de Maracay. El festejo se celebrará el próximo sábado 3 de marzo en la localidad madrileña de Las Rozas y el cartel está compuesto por Morenito de Maracay, Enrique Ponce, Javier Conde, El Fandi, Cayetano, López Simón y el novillero Daniel Barbero.

Ponce explicó el porqué de la amistad con José Nelo "Morenito de Maracay": "Fue uno de los primeros toreros que conocí cuando era un niño. Me brindó un toro en Utiel con 10 años. Son recuerdos bonitos, que nunca olvidaré. Luego me apoderó Luis Álvarez (que entonces también apoderaba al maestro venezolano) y entablamos una bonita amistad. Conmigo en aquel inicio de mi carrera fue muy generoso, amable, atento... Convivimos mucho. Tengo un compromiso que va más allá del compromiso profesional que tiene que existir entre toreros y que se va perdiendo".

Además aportó algunas anécdotas de aquellas temporadas en las que tanto coincidieron en los ruedos: "Recuerdo las primeras veces que fui a América. Todo me llamaba la atención y el primero de mis viajes fue a Venezuela donde el maestro era el rey de reyes. Me ayudó a que me cuajara como torero querido en América". 

Concluyó el maestro de Chiva explicando cómo se materializó la idea del festival: "Se trata de una ilusión que el maestro tenía desde hace tiempo. Todos los compañeros a los que llamé se apuntaron. Gracias a todos. Morenito se merece este tributo".

"ES LA DESPEDIDA DESEADA"

En su turno Morenito de Maracay agradeció el cariño a los asistentes y trasladó toda su emoción: "Es la despedida deseada. Cuando hace un mes vi que empezó a tomar forma dejé de dormir tranquilo. Hace unos años Enrique toreó algunas corridas en mi tierra y me daba vergüenza saludarle, me cortaba por todo lo que hemos vivido juntos que el paso del tiempo me cohibía. Un día ya fui a saludarle al patio de cuadrillas y me di cuenta de que Enrique era el de siempre, que no había cambiado. Cuando era un niño me impresionaba que parecía que sabía más que yo. Como aficionado recuerdo la tarde de toros que dio en Valencia al quedarse solo en el cartel, era un crío pero lo afrontó con una naturalidad impropia para su edad, por eso triunfó. Son muchos recuerdos, muchas tardes en las que salimos a hombros como aquella en Valencia (Venezuela) en la que llovió a mares y las cuadrillas dijeron que no continuaban toreando cuando solo quedaba un toro. Entonces yo se lo lidié y Mariano de la Viña se lo banderilleó. La plaza estaba llena, era un mano a mano y yo ya había cortado dos orejas, me parecía una faena que se acabase la tarde así sin su oportunidad. Le cortó dos orejas y quedó claro ya que es un torero de época. No consigo agradecer suficiente".

El novillero Daniel Barbero agradeció a Morenito de Maracay la oportunidad que le han dado: "Es un privilegio para mí estar con estas figuras del toreo en un cartel. Es un sueño rendirle este homenaje al maestro. Estoy muy agradecido de que hayan contando conmigo, para mí es un orgullo enorme. Una oportunidad de la que todos los novilleros necesitan. Espero no defraudar al maestro triunfando esa tarde". 

El pintor Juan López, autor de un cuadro en el que aparece Morenito de Maracay, aseguró: "He querido hacer una aportación al rico y mágico mundo de la tauromaquia. Es un placer hacer esta pequeña aportación. En dos días he pintado esta obra que se llama: La noche oscura del alma. Es el encuentro místico del demiurgo (el torero) con Dios (el toro). La unión de las dos esencias".

Entre los asistentes se encontraron el maestro Victoriano Valencia, Luis Álvarez, El Puno, Antonio Vázquez, Luis Miguel Calvo, Marc Serrano y periodistas como Manolo Molés, Juan Miguel Núñez -que condujo el acto- o Germán Estela, entre otros.