la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 24 de julio de 2017

NOMBELA: ÉXITO EN EL FESTIVAL DE FERIA CON TRIUNFOS DE ROBLEÑO Y COLOMBO.

 
 Fernando Robleño                       Jesús Enrique Colombo


Plaza de Toros de Nombela / Festival Taurino
4 Reses de Lorenzo Espioja (Ledesma-Salamanca)

 Fernando Robleño: estocada y dos orejas; estocada y 2 orejas y rabo
 Jesús Enrique Colombo: Pinchazo y estocada, oreja. Estoconazo, 2 orejas y rabo.



Redacción 'Del toro al infinito'
Madrid, 24.07.2017 / Fotografías La Loma

La localidad toledana de Nombela ha celebrado en la tarde ade ayer, con motivo de sus ferias y fiestas patronales,, un festival taurino en plaza portátil abarrotada de entusiasta público que se divirtieron de lo lindo con las actuaciones del matador de San fernando de Henares, Fernando Robleño y del novillero tachirense, Jesús Enrique Colombo, que se lidiaron reses salmantinas de Lorenzo Espioja.

La maestría del veterano Robleño quedó de manifiesto a lo largo de su espléndida lidia sobre sus dos ejempleres de los que obtuvo el premio de las dos orejas de su primero y las dos y rabo de su segundo, tras el colofón de sendas estocadas.

El joven novillero venezolano, Jesús Enrique Colombo, no se amilanó ni ante la excelencia demostrada por Fernando Robleño y por disponer de dos novillos poco prestos a la brillantez pero que con sorprendente solvencia consiguió arrancarles las faenas que no tenían, bien rematadas con la espada, para cortar la oreja de su primer oponente y los máximos trofeos en su segundo y último de la precios tarde toledana, adornada y animada por la nutrida presencia de niños que le dieron un especial colorido al festejo.











domingo, 23 de julio de 2017

COLMENAR VIEJO: ÉXITO ARTÍSTICO EN LA FINAL DEL II CERTAMEN-CONCURSO DE TENTADEROS “GINÉS BARTOLOMÉ”.



Primer clasificado, Juan José Villa “Villita”, de la Escuela Taurina José Cubero “Yiyo” de Madrid. En segundo lugar quedó Alejandro Mora y como tercero Ismael Martín, ambos de la Escuela Taurina de Salamanca

Agapito García “Serranito”

En Colmenar Viejo (Madrid)
ÉXITO ARTÍSTICO EN LA FINAL DEL II CERTAMEN-CONCURSO DE TENTADEROS “GINÉS BARTOLOMÉ”.

Julián Agulla
'Del toro al infinito' blogspot
Con una gran asistencia de selecto público que acudió ante la convocatoria del mecenas don Ginés Bartolomé se celebró, el pasado viernes 21 de julio, la gran final del ciclo de Tentaderos que había programado para este 2017.

El evento se celebró en la placita de tientas de sus instalaciones a las 20,30 horas con un tiempo excelente. 

Una vez concluida la fase de clasificación y tras las pertinentes eliminatorias según la calificación del jurado compuesto por buenos aficionados encabezados por el matador de toros colmenareño Agapito García “Serranito”, llegaron a esta Final los alumnos de la Escuela de Salamanca Alejandro Mora e Ismael Martín y Juan José Villa “Villita” de la escuela José Cubero “Yiyo” de Madrid.

Todos los tentaderos se han venido celebrando con vacas de la excelente ganadería de don Ángel Luis Peña, gran amigo de Ginés y de este hierro fueron también las tres que se tentaron en esta jornada final. 

Tres becerras que fueron bravas con distintos matices y, cómo es lógico, con distinto comportamiento en la muleta. Las tres sirvieron para que los chavales pudieran mostrar al público lo que llevan aprendido y lo que han progresado en estos meses desde que se celebró el primer tentadero- concurso.


En primer lugar actuó el alumno de la Escuela “Yiyo” de Madrid, “Villita” que estuvo acompañado y asesorado por uno de sus profesores, el matador Miguel Rodríguez. Hubo que sujetar a la becerra con el capote para luego realizar una larga faena con buen concepto, colocación y sentido de la distancia respondiendo la vaca con nobleza y clase. 


Alejandro Mora, sobrino del matador Juan Mora, tentó a la segunda becerra que tuvo mucha clase y nobleza aunque con la fuerza justa lo que hizo que perdiera las manos en alguna ocasión durante la faena de muleta. Alejandro la dio tiempo entre las series y toreó con mucho temple y gusto mostrándose artista en los remates y desplantes. 


Ismael Martín se las vio con la becerra más encastada y tuvo que fajarse con valor porque repetía las embestidas con mucha codicia hasta agobiar y poner en apuros al alumno salmantino que solventó la papeleta con seguridad. 

Tras la deliberación del jurado, la clasificación final con ajustado margen en la puntuación, quedó igual que el orden de intervención en el tentadero.

Primer clasificado, Juan José Villa “Villita”, de la Escuela Taurina José Cubero “Yiyo” de Madrid. En segundo lugar quedó Alejandro Mora y como tercero Ismael Martín, ambos de la Escuela Taurina de Salamanca. 

Don Ginés había establecido una escala de premios para los tres y, de esta forma, bajó al ruedo e hizo entrega a cada uno de una escultura del excelente artista don Alfonso Rey y, además, un capote de paseo para el primer clasificado y una muleta para el segundo.

El excelente nivel que mostraron los tres novilleros hizo que el público pasara una excelente jornada taurina. 


Como colofón, don Ginés Bartolomé tuvo unas palabras de agradecimiento para todos los que le han ayudado y apoyado en esta “aventura”, comenzando por toda su familia y dio también las gracias a las Escuelas Taurinas por las facilidades que dieron para inscribirse en el Certamen. También extendió su gratitud a los numerosísimos amigos que ha querido estar presentes y acompañarle en todos los tentaderos. 

Seguidamente se disfrutó de una excelente y abundante cena campera para todos los presentes como corresponde a la generosidad de un buen anfitrión como es el colmenareño don Ginés Bartolomé. 




Nombela (Toledo): Jesús Enrique Colombo y Robleño en el Festival Taurino de hoy domingo.


Jesús Enrique Colombo en el Festival de Nombela
Domingo 23 de julio / 7 de la Tarde

La localidad toledana de Nombela celebra hoy domingo, 23 de julio, un festival con Fernando Robleño y el novillero Jesús Enrique Colombo en el que se lidiarán reses de Espioja. 


4ª de feria en Mont de Marsan. Oreja para Bautista y Garrido ante los dos únicos torrealtas que sirvieron.



El festejo estuvo condicionado por el comportamiento de los toros de Torrealta de los cuales destacaron el tercero y el que cerró plaza. Sebastián Castella se fue de vacío


 Oreja para Bautista y Garrido ante los 
dos únicos torrealtas que sirvieron


Mont de Marsan-23/07/2017
No fue hasta el último toro del festejo cuando se pudo disfrutar de una faena completa donde la emoción y calidad del toro colaboró para ver a un diestro como Garrido que se vació buscando el triunfo hasta lograr un merecido trofeo. A este sexto lo recibió toreando por faroles cosidos a varias verónicas que abrochó con una media rodilla en tierra. Pelea desigual del toro en el caballo con un segundo puyazo mejor que el primero. En faena, Garrido fue cuajando una actuación muy entregada y llena de gusto en la que alternó series por ambos pitones, alcanzando momentos de emoción, sentimiento y autenticidad. Siempre alargando la embestida del animal, supo templarlo con profundidad aprovechando la noble embestida del de Torrealta.


Faena de menos a más, con firmeza y solidez que concluyó con una estocada al encuentro y el premio de la oreja. Antes, con el deslucido tercer toro de la tarde, de menos trapío que los anteriores y que no peleó en el caballo, uno de los momentos más lucidos vino en el quite por caleserinas firmado por Juan Bautista en su turno de quites, respondido por chicuelinas por el propio Garrido. Después, con la muleta, poco pudo hacer dadas las condiciones del toro de Torrealta. Blando, complicado y soso, el diestro intentó cuajar un trasteo lucido que fue complicado de lograr. Anodino el toro, finalizó una actuación que fue silenciada.


El otro triunfador del festejo fue el diestro francés, Juan Bautista, quien ante el cuarto logró una faena con la que demostró su madurez y el buen momento en el que se encuentra. Mal presagio tuvo el público cuando vio claudicar a este cuarto al terminar el segundo tercio de banderillas pero un torero en sazón y estado de gracia como Bautista logró convertir al deslucido de Torrealta en un toro que posibilitó el triunfo. Faena por ambos pitones, compacta, sentida, madura, bien planteada y muy medida, atendiendo a las condiciones del astado. Administró tiempos, distancias, y alturas de los engaños cuajando una faena donde lo de mayor calidad vino en el toreo al natural. Literalmente, se inventó un toro por el que nadie apostaba, logrando una actuación que deja al descubierto el buen momento por el que atraviesa el diestro. Rubricó su faena en el centro del ruedo recibiendo al toro y a él fue a parar la oreja tras escuchar una aviso. 
Con el que abrió plaza, no tuvo excesiva suerte. Un astado bien presentado aunque ligeramente escurrido de carnes, que embistió con las fuerzas justas, tal y como así lo manifestó en sus dos livianas entradas al caballo. Con la muleta, Juan Bautista intentó lucirse por ambos pitones en una faena que no terminó de alzar el vuelo por las condiciones del animal. Le faltó clase al toro a pesar de su codicia y el molesto calamocheo condicionó la última parte de su lidia. El diestro tampoco terminó de estar cómodo con semejante comportamiento del Torrealta. Pitos para el astado y silencio para el torero.

Completó cartel Sebastián Castella quien protagonizó una valiente actuación ante el quinto de la tarde. Astado bien presentado pero que peleó muy poco en el caballo, con el que Castella estuvo entregado y muy comprometido buscando el triunfo. El toro nunca terminó de entregarse ni de embestir con certeza, y ante él, el diestro le cuajó una actuación compacta presidida sobre todo por el valor y el temple impavido ante el animal. Sobrevino el percance sin consecuencias cuando Castella fue cogido muy feamente sobre el pitón derecho. Se sobrepuso al susto y continuó buscando el triunfo en un alarde de torería con el que consiguió redondear un lidia muy valiente y entregada ante un toro nada fácil. Saludó tras recibir un aviso. Al segundo de la tarde, un toro bien presentado, abanto de salida y que recibió dos puyazos traseros, Castella le cuajó una actuación en la que tuvo que sobreponerse al comportamiento del de Torrealta, siempre incierto, complicado por ambos pitones, que terminó parado y a la defensiva. Ante él, lo intentó sin opción al lucimiento, siendo lo más destacado algún momento en el toreo en redondo y concluyendo su faena entre los pitones, un terreno en el que siempre se ha sentido cómodo el diestro galo. Erró a espadas y fue silenciado por su labor.

Ficha
Mont de Marsan (Francia), sábado 22 de julio de 2017. Toros de Torrealta desiguales de presentación, siendo los de más trapío los tres últimos. El mejor en cuanto a su comportamiento fue el lidiado en 6º lugar y, también destacó el 4º gracias al buenhacer de su matador. Juan Bautista, silencio y oreja tras aviso; Sebastián Castella, silencio y saludos tras aviso; José Garrido, silencio y oreja. 
Entrada: Lleno. El público francés tributó una cerrada ovación a Juan Bautista -tras romperse el paseíllo- en reconocimento a la tarde que ayer protagonizó en este mismo coso, correspondiendo el diestro son saludos desde el tercio.


Almadén: Gran triunfo de David Mora a hombros con Joaquín Galdós.




Manuel Escribano: silencio y ovación con saludos.
David Mora: ovación con saludos y dos,orejas.
Joaquín Galdós: oreja y dos orejas con aviso.

Mora y Galdós salieron a hombros.


Plaza de toros de Almadén - Ciudad Real
Se lidiaron seis toros de Núñez de Tarifa, muy bien presentados, con pitones y remate, pero descastados los cuatro primeros. Más manejables quinto y sexto, ovacionados exageradamente en el arrastre, sobre todo en el caso del sexto.

Triunfo de David Mora y Joaquín Galdós ayer 
en Almadén con los dos últimos toros


23 Julio 2017 . ALMADÉN
Mucho continente pero escaso contenido el mostrado por los cuatro primeros toros de Nuñez de Tarifa lidiados ayer sábado en el precioso coso hexagonal de Almadén. Sin embargo, por fortuna, el balance artístico se enmendó en los dos últimos.

Uno de los serios toros de Núñez de Tarifa saltando al ruedo

Poco que decir de las faenas de Manuel Escribano, quien se estrelló con un lote de muy escaso juego. Su segundo, no obstante, quiso meter la cara en algún momento del último tercio para, a continuación, echarse sin previo aviso, desluciendo su labor.

Derechazo de Escribano a su prometedor segundo

David Mora, muy decidido a pesar de venir con dos volteretas sufridas el viernes en Francia, destacó al natural en su primero, con fases de toreo muy lento descolgado de hombros y de regusto. El fallo a espadas le dejó sin tocar pelo.

David Mora 

A su segundo lo condujo con aplomo y riñones hundidos, con más estética que longitud y mando. Mató de una gran estocada al primer intento y el doble trofeo le granjeó la puerta grande.

David Mora estuvo entregado toda la tarde

Joaquín Galdós quiso pero no pudo en su primero en la medida deseada. El burel gaditano embestía, pero rebrincado y sin emplearse. Galdós hizo un esfuerzo y se le concedió una oreja a pesar del muy feo metisaca cobrado en el primer viaje.

Joaquin Galdós 

Arreado salió el peruano al sexto tras el triunfo de David Mora. El toro arrollaba por el pitón izquierdo pero acometía -aunque punteando- por el derecho, lado por el que basó su trasteo, dejándosela en la cara y tirando con mando de la embestida hasta el final. Una gran estocada a la primera fue el pasaporte para lograr las dos orejas finales.

La barbarie aninalista. ‘Los monstruos… sí existen’ / por Álex N. Lachhein




El naturalista de cabecera de Cuarto Milenio, Álex N. Lachhein, ha escrito el emotivo (y durísimo) texto, de título ‘Los monstruos… sí existen’, que con motivo del suicidio de Mel Capitán ha publicado en sus redes sociales.


‘Los monstruos… sí existen’
Hoy no es una noche cualquiera. Es una noche triste. Muy triste. Una noche de cuchillos largos, una noche de cristales rotos. Una noche en la que, los peores presagios, acaban haciéndose realidad…

Casi al filo de la madrugada me llegaba la increíble mala nueva; y de tan masiva manera, que mi teléfono móvil amenazaba colapso: Mel Capitán, la chica de la eterna sonrisa y cabellos de oro que gracias a su amor a los perros y afición venatoria, se había convertido en un referente en el mundo de nuestras tradiciones más rurales, se acababa de quitar la vida descerrajándose un tiro con su 270.

Desde el momento de recibir esa tristísima noticia, hace muy poco rato, hasta ahora mismo, en que me encuentro rebuscando dificultosamente las palabras adecuadas con las que vertebrar mínimamente el armazón de este relato, un incontrolable estado de “shock” anda instalado en mi cuerpo sin casi dejarme respirar. Y mientras la sensación de ahogo persiste dentro de mí, la noticia de la jovencísima cazadora muerta de 27 años vuela ahora mismo por las redes virtuales, a la velocidad de la luz. Es un monstruo que crece. Una bola de nieve… prácticamente imparable.


Mel Capitán, de su cuenta de Facebook.

Hoy, las cabeceras de toda la prensa generalista bombardeaban en sus portadas con otra lamentable noticia: el supuesto suicidio del ex-director general de Caja Madrid Miguel Blesa. Algunos diarios de la progresía, haciendo uso de la más carroñera de las éticas, publicaban incluso la imagen del fallecido Blesa posando en África con algunos de sus trofeos cinegéticos (como si uno de los hobbys del ex-banquero fuera lo más importante de la noticia). Repugnante es lo mínimo que se me ocurre ante esa forma de proceder. Y lo que es seguro es que, mañana, ninguno de esos diarios y medios de comunicación informarán, ni siquiera en páginas interiores, de la muerte hoy de la pobre Mel Capitán. Y no porque no fuera tan famosa como Blesa. Que va. La razón por la que la embajadora femenina de la caza española no recibirá ni una triste y mísera esquela en nuestros medios es precisamente esa: porque a diferencia de Blesa, condenado por presunto delincuente, Mel Capitán era un ejemplo de ciudadana,honesta, honrada, de gran corazón y además… cazadora. Cazadora de raza. De casta cazadora. Algo que la dictadura de lo políticamente correcto en la que vivimos hoy no puede permitirse el lujo de defender, porque simplemente no está bien visto.
PUBLICIDAD

Es lo que ahora se lleva. Lo que está de moda. Los cazadores, no pueden ser buenas personas. La caza, como los zoos, los delfinarios, la pesca, los toros, o los circos tradicionales, no venden hoy igual que vendían ayer. Eso lo saben todos los responsables de la prensa, que temen perder lectores si se posicionan en la defensa de lo justo. Una minoría de la población de menos del uno por ciento del censo poblacional, pero que anda armando siempre mucho ruido mediático, tiene acojonados a los periodistas y políticos de nuestro país haciéndoles casi vivir permanentemente con los pantalones bajados. Esa minoría, toda una secta de fanáticos violentos e intolerantes que en algunos países como EE.UU. por ejemplo, es considerada peligroso grupo terrorista, recibe el rimbombante nombre de movimiento vegano/animalista. Y esa turba de bien financiados fundamentalistas, presionará hasta el infinito a la prensa libre para que jamás se homenajee a ningún cazador que sea buena persona. Sólo se permite hablar del ejercicio de la caza cuando la ejercen delincuentes o asesinos. Si no, no. Esa es la máxima a seguir.


Mel Capitán, posa con su perro. De su cuenta de Facebook.

Mel Capitán, como cazadora, fue acosada, presionada y amenazada en vida por las hordas vegano/animalistas como pocas personas de este mundo. Sufrió lo indecible. Ella, y toda su familia también. Amenazas muy serias. Amenazas de muerte. En sus redes la violencia era constante. Y en la vida real, pues también. Pintadas en la fachada de su vivienda, arañazos o ruedas pinchadas en sus vehículos, cartas de extorsión, insultos de todo tipo en los que siempre aparecía la palabra asesina o maltratadora. ¡Incluso, un comando de impresentables chantajistas extorsionadores se presentó una día no hace mucho en su puesto laboral, para exigir a sus jefes que la echaran del trabajo! (lea aquí la noticia) Así. Tal cual. Por ser cazadora y no ocultarlo. Durante mucho tiempo la presión a la que se vio sometida por los vegano/animalistas ante su pasión cinegética, la hizo vivir en una profunda depresión. Depresión de la que no logró levantar la cabeza jamás.

La primera muerte inducida por el chantaje vegano/animalista

No sabemos en estos momentos cuáles fueron los motivos que empujaron a Mel Capitán a quitarse la vida pero, su muerte, inevitablemente trae a mi recuerdo el suicidio de otro gran olvidado de nuestro país, también asediado hasta el límite de lo soportable por los vegano/animalistas: me refiero a José Luis Barbero Hernández, jefe de entrenadores del delfinario Marineland de Mallorca. No puedo evitar con tristeza pensar que, Mel Capitán, se haya convertido en el segundo trofeo del vegano/animalismo español. Barbero, experto internacional en mamíferos marinos e impulsor en España de las terapias asistidas con delfines, fue objeto durante años de una campaña de desprestigio que se cebó con él, simplemente por el mero hecho de representar al delfinario más importante de las Baleares. No había nada en realidad contra él. Era pura política populista. De hecho, ya tenía firmado su retiro dorado muy lejos de España, en uno de los oceanarios más importantes de EE.UU. Los vegano/animalistas lo sabían. Y no podían permitir que un especialista español en cetáceos, se convirtiera en el brillante embajador de los delfinarios de España ante el Mundo. Y fueron a por él. A muerte. Igual que a por Mel Capitán.

Cierto día, las asociaciones FAADA Y SOS Delfines publicaron en las redes un vídeo manipulado de 99 segundos en el que, supuestamente, se veía a Barbero insultando y pegando patadas a un delfín en la playa de su piscina. El puesto de grabación de dicha pieza, lo habían instalado los intransigentes en el balcón de un edificio que daba al delfinario. Es decir: premeditación y alevosía. Barbero, que había dedicado toda su vida a los delfines, y que los quería más que a sus propios hijos, vio como en una cámara lenta el derrumbe de todo su mundo ante sus atónitos ojos. No se lo podía creer. A partir de hacerse público el vídeo, José Luis Barbero fue señalado y acusadopúblicamente como un esclavista y maltratador. Por supuesto el asunto llegó a los tribunales y los peritos de la defensa lograron descubrir el engaño: el vídeo, estaba acelerado para dar la sensación de patadas violentas, y además, el audio, no correspondía a la pieza. Pero el mal ya estaba hecho. Nadie en la prensa publicó la manipulación de las imágenes en primera plana, como sí que se había hecho con la acusación. La carrera de Barbero cayó en picado, y fue poco menos que sentenciado en vida y no por un tribunal de justicia precisamente sino por el populacho. Y Barbero no pudo con la presión. Estaba hundido. Un día, cogió su coche, lo aparcó en un parking, y allí mismo dentro del vehículo se pegó un tiro (lea aquí la noticia). Dejó mujer y dos hijos. Y ni FAADA, ni SOS Delfines ni ninguná otra asociación vegano/animalista de este país, entonó después el “mea culpa”. Barbero se convertía así, en la primera muerte inducida por el chantaje vegano/animalista español. El juicio por este asunto por cierto, aún está por celebrarse.

El monstruo de la corrección política

Un monstruo insaciable está creciendo en la sociedad urbanita occidental alimentado por nuestra propia tibieza y mediocridad. Es un monstruo muy real. Un monstruo que medra a base de la decadencia moral de Occidente. Más temprano que tarde ese monstruo dominará por completo la sociedad en que vivimos, y seremos fagocitados por él. Su nombre, como en el Apocalipsis, es el nombre de la bestia. La bestia de lo políticamente correcto heredera del marxismo cultural, que maquina a cada segundo como destruir nuestra sociedad occidental a base, entre otros objetivos, de destruir a la raza blanca, la pareja heterosexual, la familia tradicional, la religión católica o el capitalismo mismo de nuestra Vieja Europa. Algunas de sus armas también tienen nombre propio: ultra-feminismo, relativismo moral y sexual, mestizaje forzado migratorio, multiculturalidad, globalización y también, aunque muy poca gente lo sabe, ecologismo y vegano/animalismo. El denominador común de esta última arma es, como no, el odio y la violencia extrema y, su mecánica de trabajo… el adoctrinamiento social. El ciudadano medio es ajeno a todos estos manejos y manipulaciones. De hecho, ni siquiera es consciente de que él mismo es un marxista cultural, ya que, ese, es precisamente el mérito del asunto: que nadie sepa o sea consciente de que lo es. Hoy en día, en la inmensa mayoría de países donde nunca cuajó el marxismo económico, hoy son todos marxistas culturales. Esto es, sociedades políticamente correctas.


Mel Capitán, de su cuenta de Facebook.

Vivimos en una dictadura sin ser apenas conocedores de esa realidad. Quien sí que lo sabía y luchaba con todas sus fuerzas contra ello era Mel Capitán. Un verso suelto, un espíritu libre, que hizo siempre lo que quiso sin arrugarse, y por encima de modas e imposiciones sociales. Amaba a sus perros, a sus amigos, a su familia, y le apasionaba la caza que con amor aprendió de sus mayores. Como José Luis Barbero a sus delfines. Por su memoria, y por la lucha denodada de ambos por heredarnos un mundo más justo y más libre, no podemos permitir que el monstruo siga creciendoni un minuto más. Se lo debemos. De nosotros depende que, más temprano que tarde, acaben a todos cortándonos la cabeza.
A Mel Capitán, desde mi noche más triste, en muy sentido y emocionado recuerdo…

PD: Desde aquí hago público mi deseo para que se constituya un movimiento social que reclame una reforma del código penal para que todo tipo de acoso o chantaje por parte del ecologismo o el vegano/animalismo, sea castigado con las más duras penas, independientemente y al margen de la sacrosanta libertad de expresión. Que se equipare al delito de enaltecimiento del terrorismo como mínimo, que es lo que es. Y si acabara en resultado de muerte dicho acoso, que se aplique de facto la cadena perpetúa no revisable. Que algunos, lo único que entienden, es la ley del palo…

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

sábado, 22 de julio de 2017

La empatía / por Ignacio Ruiz Quintano





Él nos lo dice todo (“¡la empatía!”), como un filósofo. Por eso don Tancredo López, el Rey del Valor –se nos dirá–, era, sencillamente, un pobre hombre. Su paradoja: haber encontrado el secreto del valor aparente en la misma inmovilidad del mayor miedo.

La empatía


Abc
La empatía mariana como bálsamo de Fierabrás para los males de España es inseparable del tancredismo desglosado por Bergamín en 1934 (“al recuerdo de Ignacio Sánchez Mejías”).

Hablamos del célebre sugestionador de toros don Tancredo López, firme en su pedestal de medio metro de altura (¡esa vicepresidencia!) ante un cinqueño de Miura.

A raíz del 98 (¡ese 78!), en el mismo momento en que se acusa la caída de un Estado secular, y hasta de su historia, levanta ante nuestros ojos atónitos la imagen sorprendente de Don Tancredo.

Él nos lo dice todo (“¡la empatía!”), como un filósofo. Por eso don Tancredo López, el Rey del Valor –se nos dirá–, era, sencillamente, un pobre hombre. Su paradoja: haber encontrado el secreto del valor aparente en la misma inmovilidad del mayor miedo. Tenía la particularidad, tan española, de querer ganarse la vida sin hacer nada. Y empieza por quedarse quieto: así se encara nuestro hombre con el destino y lo desafía. Pero (así empieza el tancredismo) esta voluntad de no hacer nada se hace, positivamente, una voluntad de no hacer. Tancredo López, al subirse al pedestal, se transfigura (¡silencio, gitanas!) en Don Tancredo. El senequismo español (¡silencio, tertulianos!) elevado al cubo.

–Muchas veces hemos oído decir a estos tancredistas: aquí lo único que hace falta es orden, autoridad; que para ellos es simplemente inmovilidad; y por eso lo expresan exactamente cuando exclaman: ¡que no se mueva ni una rata!

Se ha llegado hasta querer tancredizar las crisis políticas: es decir, a tancredizar un régimen de crisis política más que una crisis política de régimen. ¡El tancredismo constitucional de España!

Don Tancredo no quiere nada; porque lo quiere todo: quiere vivir y no vivir; morir y no morir; quiere, en definitiva, su tancredismo: cruzarse de brazos y esperar

–(Frente a la sedición)… apostamos por la empatía.

Don Tancredo era el hombre verdaderamente curado de espanto. Fue derribado por el miura “Zurdito”.