la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 2 de febrero de 2017

COLOMBIA: La Corte Constitucional vota contra las corridas y delega en el Congreso su legislación.



Si en dos años el Congreso no ha legislado las corridas de toros en todo el territorio colombiano, éstas quedarán prohibidas con pena de cárcel: toda una desfachatez contra la que debemos luchar ya.

La Corte Constitucional vota contra las corridas en Colombia y delega en el Congreso su legislación.

La Corte Constitucional votó ayer contra las corridas de toros en Colombia y delegó en el Congreso su legislación en los próximos dos años. En un acto de rebeldía contra todos los aficionados que llenan las plazas colombianas, tipificó de “maltrato animal” el ritual taurino y, si en los próximos dos años el Congreso no legisla a favor de la Fiesta de los toros, ésta quedará prohibida en todo el territorio nacional bajo pena de cárcel junto al rejoneo, las novilladas, el coleo, las corralejas y las peleas de gallos.

Fueron cinco de los nueve magistrados de la Corte Constitucional –Gabriel Eduardo Mendoza, María Victoria Calle, Aquiles Arrieta, Jorge Iván Palacio y Luis Ernesto Vargas– los que votaron a favor de los animalistas. Cinco nombres entre los que se encontraba el de María Victoria Calle, a pesar de tener acusaciones en su contra para no votar, toda una injusticia en contra de la tauromaquia.

¿Cómo razones que argumentaron los magistrados para la decisión final? Que el toreo viola la Declaración Universal de los Derechos de los Animales y, por ende, es maltrato. Toda una desfachatez sin argumentos. Hasta once horas duró el debate hasta que la Corte decidió derivar en el Congreso la legislación del toreo antes de los próximos dos años.

Si en ese tiempo no se emite una ley que proteja el toreo, éste quedará prohibido en Colombia porque ya no existe ninguna norma que los proteja de las sanciones de la ley de maltrato animal.

Podrán seguirse celebrando ferias como las de la Santamaría de Bogotá, Manizales, Cali, Medellín, Lenguazaque, Tuta… durante los próximos dos años, pero es necesaria la unión sectorial para que el lobby taurino cale y se pueda alzar la voz para que el toreo sea defendido en el Congreso.