la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 1 de febrero de 2017

Enrique Ponce no para ni da paso / por J.A. del Moral.



A lo largo y a lo ancho de la Historia del Toreo no hay un solo caso que pueda comprarse con el de Enrique Ponce. El año pasado superó en número de corridas a quien ostentaba el record, Lagartijo. Y este 2017 superará el de número de toros matados que distinguía a Pedro Romero.

Enrique Ponce no para ni da paso


J.A. del Moral · 01/02/2017
Lo que sería algo normal en la carrera de cualquier figura, deja de serlo en el caso de Enrique Ponce porque este largo viaje americano en avión privado que acaba de empezar en Guayaquil, por cierto con un enorme triunfo que ha tratado de eclipsar inútilmente la rocareymanía, suma ya el 28 trasatlántico consecutivo de cuantos lleva en su talega. Y que este año durará hasta casi mediado el mes de febrero porque el valenciano hará campaña mexicana aunque el cenit de la misma tendrá lugar el próximo sábado 4 de este mes en su mano a mano con Zotoluco que este día se despedirá del toreo activo definitivamente. Otra carrera que se verá inmersa en la inacabable época de Ponce. Tan inacabable que ya la podemos calificar de su “era”.

Esta “era” de Ponce comprende el largo fin del mandato de Espartaco, el corto virreinato de César Rincón, el turbulento final de Ortega Cano, las sucesivas eclosiones de Jesulín de Ubrique, de Francisco Rivera Ordóñez, de cuantos les acompañaron con más o menos duración y casi todas las carreras de José Tomás y de El Juli que es el que más resiste, mas las del resto de figuras y figuritas que le salieron al paso y las que acaban de salir, como el por ahora último, Andrés Roca Rey, a quien lejos de rehuir, le planta cara en cada uno de sus enfrentamientos sin que el limeño logre moverle un solo milímetro de su trono imperial.

Únicamente José María Manzanares consigue sentarse a su lado en sus mejores faenas cuestión que lejos de molestar al valenciano, le reconforta al verle ocupar su sitial principesco.
Y todo esto, además, sin que a Ponce se le adivine flaqueza alguna… Todo lo contrario porque, en cada acoso e intento de derribo, el valenciano responde con sus contínuos progresos técnicos y artísticos. Un perfeccionamiento imparable y lo que queda…

A lo largo y a lo ancho de la Historia del Toreo no hay un solo caso que pueda comprarse con el de Enrique Ponce. El año pasado superó en número de corridas a quien ostentaba el record, Lagartijo. Y este 2017 superará el de número de toros matados que distinguía a Pedro Romero.

Nadie, ni el mismo Ponce, saben hasta cuando ni hasta donde. Y no lo saben porque su carrera ya la podemos calificar de milagro. Un milagro eterno.