la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 15 de febrero de 2017

Los grandes científicos no son ateos / por Rafael Comino Delgado


Los datos más recientes y fiables demuestran que más de la mitad de los grandes científicos son creyentes, y la inmensa mayoría no son ateos. 


Los grandes científicos no son ateos

Rafael Comino Delgado
Estudios internacionales que recogieron datos desde 1981 a 2001, demuestran que los países con alta religiosidad también tienen una Fe más fuerte con la Ciencia (NORRIS, P, INGLEHART, R.-Sacred and Secular: Religion and Politics Worldwide (2nd edición). 2004

La relación entre Religión y Ciencia ha sido motivo de estudio y debate desde tiempos remotos, participando científicos, filósofos, teólogos, etc. 

Como conclusión de tal debate algunos han calificado dicha relación como conflictiva, otros como armónica y otros como poco relevante.

Impulsado por la Iglesia Católica, el 10 de Enero de 2.012 se constituyó la “Fundación Ciencia y Fe”- STOQ (Science, Theology and the Ontoloical Quest) patrocinada por el Consejo Pontificio de la Cultura, cuyo objetivo es la promoción del diálogo entre Iglesia y el mundo de la Ciencia. 

Pero la realidad es que siempre ha habido discusión entre los científicos de verdad, sobre la existencia de Dios. Y generalmente los grandes científicos suelen ser personas muy inteligentes, con grandes conocimientos y capacidades, con gran capacidad de razonamiento, por lo que su opinión sobre este tema debe tenerse en cuenta.

Generalmente a lo que un gran científico dice le prestamos especial atención, aunque pueda estar equivocado. (“Argumentum ad verecundiam”. “Magister dixit”).Es lo que llamamos "argumento de autoridad" (lo creemos porque lo ha dicho una persona muy reconocida).

Sobre la religiosidad de los científicos se ha escrito mucho, y cada uno lo ha hecho según su interés y así mismo lo interpreta. Para algunos, los grandes científicos suelen ser Ateos y para otros es al contrario. Debemos matizar que en demasiadas ocasiones se confunde ateísmo (niega la existencia de Dios) y Agnosticismo (duda de la existencia de Dios. No puede comprender a Dios, pero no le niega)

Es evidente que la existencia de Dios no se puede probar de forma física, material, pero tampoco se puede probar que no existe. Si bien el físico norteamericano Michio KAKU (ha desarrollado la teoría de las cuerdas) afirma tener pruebas de la existencia de una fuerza inteligente y desconocida, que gobierna la naturaleza, es decir, algo bastante parecido al concepto que se tiene de Dios como creador del Universo.

Pero siendo objetivos hemos de reconocer que los humanos tenemos una inteligencia muy limitada, finita, y Dios es infinito, por tanto nos resultará imposible entenderle solo mediante la razón

De hecho San Agustín dijo, “Si pudiste comprender algo, te ha engañado tu imaginación. Si pudiste comprenderlo, no es Dios; si en verdad se trata de Dios no lo comprendiste”. 

Se han hecho varias encuesta, algunas muy sesgadas, entre grandes científicos del mundo (solo se incluyen los que se dedican a las verdaderas ciencias como Biología-Medicina, Física, Química, Matemáticas, excluyendo los filósofos que realmente lo que hacen es razonar pero no demostrar y los de de Letras) sobre sus creencias religiosas, pero las más recientes y que nos parecen más serias son las llevadas a cabo por el Departamento de Sociología de la Universidad se Rice (Houston), dirigido por la Dra. Elaine Ecklund, que concluyen lo siguiente:

-Más de la mitad de los encuestados se autocalificaron como Creyentes.

-En 2009 solo el 17 de los grandes científicos de los Estados Unidos se declararon ateos.

- Solo una minoría entienden que Ciencia y Religión están en conflicto (Menos del 30%).

-Muchos de los encuestados aseguraron que la Religión puede contribuir a dar luz a la Ciencia.

Hay multitud de testimonios de grandes científicos, casi todos premios Nobel, que se declaran creyentes, algunos de los cuales les expondremos:

El Gran astrofísico británico, Arthur Stanley EDDINGTON (1882-1944) dijo, “Ninguno de los inventores del ateísmo era científico. Todos eran filósofos muy mediocres" y “La Física moderna nos conduce necesariamente a Dios, no nos aleja de Él”.

Para Albert Eisntein: "La Religión sin la Ciencia estaría ciega , la Ciencia sin la Religión estaría coja también "; “Hay dos maneras de vivir una vida: La primera es pensar que nada es un milagro. La segunda es pensar que todo es un milagro. De lo que estoy seguro es que Dios existe”; “Mientras más estudio la materia más creo en la existencia de Dios”.

Según Arthur Holly Compton, premio Nobel de Física, "Mientras más vamos conociendo el Universo ,la probabilidad de que todo se haya dado por procesos casuales se vuelve cada vez más remota. Es por esto que son pocos los hombres de ciencia que hoy defienden una postura atea".

Muchos menos se declaran ateos, entre ellos Stephen Hawking, físico británico, y Steven Weinberg, premio Nobel de Física americano.

Nosotros hemos buscado en Internet un listado de personajes famosos que se declaran ateos. En dicho listado aparecen 258, pero solo el 2.7% son científicos, los demás son filósofos, actores, cantantes , etc.

Así mismo hemos buscado un listado de grandes científicos que se declaren creyentes y hemos encontrado 208 , de los cuales 197 son cristianos, el resto musulmanes y judíos.

Al buscar grandes científicos que se declaren ateos, hemos encontrado una lista de 12 , de los cuales verdaderamente científicos solo son 3, dos de los cuales no son ateos sino agnósticos.
  • Tras revisar el tema concluimos que:
1)Ateos, realmente Ateos, hay muy pocos, pues muchos Agnósticos dicen que son Ateos pero no lo son.

2)Negar la existencia de Dios sin haber demostrado que Dios no existe, me parece poco lógico.

3)No podemos demostrar la existencia de Dios de forma rotunda, física, porque nuestra inteligencia es muy limitada y Dios es Infinito, pero tampoco podemos demostrar rotundamente que no existe, y todo lo que no se ha demostrado que no existe puede existir.

4)Los datos más recientes y fiables demuestran que más de la mitad de los grandes científicos son creyentes, y la inmensa mayoría no son ateos.