la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 10 de mayo de 2017

CENTENARIO DE "MANOLETE" SIN TOROS./ por Antonio Portillo Peinado



...en su Córdoba natal, independientemente de una exagerada y no siempre rigurosa programación de charlas y conferencias, se está perdiendo una extraordinaria oportunidad para conmemorar el centenario con eventos taurinos a lo largo de este año, que sería lo que realmente prestigiaría la celebración de dicho centenario.


CENTENARIO DE "MANOLETE" SIN TOROS.


Antonio Portillo Peinado
Investigador taurino y Socio propietrario de la Plaza de Toros
Córdoba, Mayo del 2017 
Discurriendo un caluroso mes de julio de 1917 nace en la calle cordobesa dedicada al Conde de Torres Cabrera un niño al que nombran Manuel Laureano con los apellidos de sus padres Rodriguez y Sánchez.

Por via paterna pertenece a una importante saga taurina cordobesa, y a partir de dedicarse a este noble oficio se apodó "Manolete", como su padre.

Este año 2017 en todo el orbe taurino se conmemora el centenario del que sin duda ha sido el torero con mayor personalidad de toda la historia del toreo y uno de los cinco grandes junto a "Lagartijo", "Guerrita", Joselito "El Gallo" y Belmonte, que constituyen el "repoquer" de ases del toreo moderno. Pues bien en su Córdoba natal, independientemente de una exagerada y no siempre rigurosa programación de charlas y conferencias, se está perdiendo una extraordinaria oportunidad para conmemorar el centenario con eventos taurinos a lo largo de este año, que sería lo que realmente prestigiaría la celebración de dicho centenario.

La primera ocasión perdida acabamos de sufrirla con la escuálida programación contenida en los carteles para la feria de mayo, tras una primavera en la que no solo no se ha celebrado espectáculo taurino alguno, sino que además el Consejo de Administración de la Sociedad Propietaria de la Plaza de Toros ha tenido una carpa ocupando la totalidad del ruedo para celebrar bodas y otros eventos que nada tienen que ver con nuestra fiesta nacional.

Está claro que a dicho Consejo le ha interesado mas administrar una cantidad de dinero en el entorno de los 150.000€ al año, a que en Córdoba se haga una programación taurina acorde con su historia y con el recuerdo de su mas prestigioso "Califa" taurino, Manuel Rodriguez "Manolete".

Siendo históricamente la plaza de Córdoba un coso especializado en novilladas picadas, varios colectivos taurinos crearon premios a las actuaciones mas destacadas. Pues bien llevamos varias temporadas sin conceder estos premios por la sencilla razón de que no se organizan novilladas. Y este año nuevamente nos quedamos huérfanos de novilladas picadas.

Tan histórica o mas es la tradición de celebrar la becerrada homenaje a la mujer cordobesa, que creara el segundo "califa" Rafael Guerra Bejarano "Guerrita". Tras varios años de incertidumbre, este año también parece que nos quedamos huérfanos de este singular espectáculo.

Que a la empresa que gestiona la actividad taurina en la plaza cordobesa le importa tres pitos Córdoba y su historia taurina lo hemos comprobado los aficionados tras los tres años que llevan dirigiendo el destino taurino de nuestra plaza. Sin embargo el Consejo de Administración de la Propiedad piensa lo contrario, puesto que ha prorrogado el contrato a dicha empresa, La FIT, propiedad del mexicano Bailleres, al tiempo que le han rebajado el canon nada menos que un 40% respecto al inicial contratado.

Bajo el mandato del Consejo Propietario y la gestión de La FIT en las tres últimas temporadas se celebrarán , contando este año sin suspensiones, cinco corridas de toros, tres de rejoneo y dos novilladas sin picadores. Prácticamente tres espectáculos al año.

Ridículo bagaje, teniendo en cuenta además que se trata de una plaza de primera categoría en una ciudad con mas de 326.000 habitantes, y con una historia taurina solo comparable por Sevilla y Madrid. Menos espectáculos que muchas plazas de tercera categoría y que casi todas las de segunda.

Dicho Consejo de Administración es el principal responsable del desprestigio taurino que viene sufriendo Córdoba en los últimos años, y me temo que los cinco siguientes, teniendo en cuenta que el mes pasado se eligió un nuevo Consejo, continuista del anterior, mediante un proceso electoral con importantísimas carencias democráticas, que en otro momentos tendré oportunidad de analizar.

Ni "Manolete" ni Córdoba se merecen este desatino, que me temo tiene imposible solución salvo que aficionados y propietarios opuestos a la gestión de su Consejo de Administración emprendan una serie de iniciativas y acciones para devolverle a esta bendita tierra si quiera una parte de su prestigio histórico taurino.