la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 29 de mayo de 2017

Lo peor de lo peor / por Paco Delgado




Un grupo antitaurino ya ha dejado ver sus intenciones y ha estado enredando -y dejando ver sus carencias y vergüenzas- en Alicante para intentar que se retire la imagen de Miguel Hernández del cartel anunciador de la feria de Hogueras.


Lo peor de lo peor

Un grupo antitaurino ya ha dejado ver sus intenciones y ha estado enredando -y dejando ver sus carencias y vergüenzas- en Alicante para intentar que se retire la imagen de Miguel Hernández del cartel anunciador de la feria de Hogueras.

La diferencia entre maldad e ignorancia es a veces difusa e imperceptible. Y si muy negativa es la maldad, cuando esta se alía con la ignorancia aparece lo peor a lo que puede llegar el hombre. Hace más de cuatro siglos ya lo dijo Galileo: la ignorancia es la madre de la maldad y de todos los demás vicios.

Pero no hemos aprendido y seguimos, contumaces e inasequibles al desaliento, prosperando en el arte, cada día más común, de hacer daño a quien no esté de acuerdo con nuesta manera de pensar.

Hace unos días, la empresa gestora de la plaza de toros de Alicante presentó el cartel anunciador de la feria de Hogueras, en el que se rinde homenaje al poeta de la tierra Miguel Hernández en el año que se cumplen 75 de su muerte.


El cartel, obra de Joserra Lozano y que cuenta con el beneplácito y conformidad de la familia, muestra el rostro del poeta de Orihuela junto a la imagen de un toro y versos del poema “Llamo al toro de España”, en los que reivindica la importancia de la Tauromaquia para España como seña de identidad y que en la actualidad siguen teniendo el mismo mensaje de tolerancia por un arte que es patrimonio cultural de nuestro país. Hay que recordar también que la temática taurina es uno de los motivos que más se repite durante toda la obra de Miguel Hernández, que hasta, en 1934, colaboró escribiendo biografías de toreros para la enciclopedia “Los toros” de José María de Cossío. Ya en su primer libro, Perito en luna, editado en enero de 1933, se pude comprobar que hay dos octavas con temática íntegramente taurina, la titulada Toro y la que nombra Torero. Por no extenderme y hablar de los muchos recitales y conferencias que dio a partir de los contenidos de su Elegía media del toro…

Sin embargo, grupos antitaurinos, haciendo gala una vez más de su intransigencia e ignorancia, han abierto una campaña para que se retire la imagen del poeta oriolano del cartel, argumentando que “es bochornoso e indecente que se use el rostro de Miguel Hernández junto a la cabeza de un toro”… Como si fuese ajeno a este espectáculo del que tanto gustó.

Y si hay maldad cuando se pretende provocar perjuicios -a la empresa gestora de la plaza, a los responsables políticos de la misma, a los aficionados a los toros, a la gente que no sepa de qué va la cosa y que pueda pensar que esto de la tauromaquia es una atrocidad…- no menor es la ignorancia que exhiben estos presuntos defensores de la perfección ideal.

Quienes así claman contra lo que ellos creen manipulación, demuestran, una vez más, su absoluta falta no sólo de educación, sino de formación y preparación. Miguel Hernández, uno de los referentes más importantes de la tauromaquia y que mejor ha expresado en su poesía la metáfora de la tragedia y la gloria que representa la tauromaquia, era muy aficionado a los toros y en su producción literaria la simbología taurina fue una constante y figuran numerosos poemas taurinos, al igual que sucede con toda la Generación del 27, una serie de extraordinarios poetas que hasta estuvieron respaldados por un torero, Ignacio Sánchez Mejías.

Nacho Lloret, gerente de la empresa gestora del coso alicantino, ha dejado bien claro que con esta elección se quiere hacer visible que los toros son patrimonio cultural por ley, que están dentro del Ministerio de Cultura en la Dirección General de Bellas Artes: “Y quien quiera negar eso es que está fuera de juego, sobre todo cuando se hace desde el desconocimiento y la intolerancia”.

Albert Boadella lo dijo más fuerte: son unos fanáticos y contra los fanáticos no se pueden oponer razones.