la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 29 de mayo de 2017

Pep Guardiola, una joya / por Juan Manuel Rodríguez



...845,4 millones de euros gastados por Pep Guardiola desde que se hiciera cargo del banquillo culé. Hace falta tener la cara más dura que el cemento armado para criticar al Real Madrid por fichar a Vinicius por 45 millones cuando tú eres el entrenador europeo y mundial que más dinero ha malgastado en jugadores (la lista es interminable) desde que te hiciste cargo de un banquillo.

Pep Guardiola, una joya

Juan Manuel Rodríguez
Decía el periodista y escritor Henry-Louis Mencken que un cínico es aquel que, cuando huele flores, busca un ataúd. Y, mucho más recientemente, el filósofo y entrenador de fútbol José Mourinho dijo que había tres clases de entrenadores: "Los que no critican nunca a los árbitros, que son una minoría; los que sí se quejan de los árbitros, entre los que yo me incluyo; y hay un tercer grupo, en el que por ahora sólo está Pep Guardiola, que se queja de los aciertos de los árbitros". Y no sólo eso: Pep Guardiola también era perfectamente capaz, como así quedó demostrado en infinidad de ocasiones, de afirmar con contundencia que él jamás criticaba a los árbitros para, en la frase siguiente, hacerlo. Una joya.

Y así sigue Guardiola, nerviosísimo después de su primer año en blanco: más solo que la una en el grupo de entrenadores que critican los aciertos arbitrales, oliendo flores y buscando el ataúd y ahora, y esto es una novedad, criticando al Real Madrid por fichar a Vinicius haciendo añicos el mercado por un crío de 16 años... cuando él lleva haciéndolo desde hace años primero en el Barça, más tarde en el Bayern y ahora en el City. Hace seis días, Guardiola se mostraba muy irascible cuando le preguntaban por Vinicius, futbolista que le interesaba y que, como sucediera en su momento con Odegaard, acabó inclinándose por el Real Madrid. Pues bien: dos días después de que Guardiola criticara lo alocado del mercado, el City anunciaba el fichaje de Bernardo Silva por 50 millones de euros, que pueden acabar siendo 80. Y hoy se ha sabido que el equipo inglés pagará otros 50 kilos por Ederson Moraes, el portero del Benfica. Una joya.

El bueno de Moraes, que estará tan sorprendido como el resto, sustituiría así a Claudio Bravo, otro caprichito de Pep que le costó 20 millones al City y que lleva desde abril sin jugar un solo partido. A sumar: 341,5 millones en el Barça por un lado, 203,9 millones en el Bayern por el otro y, ahora, otros 300 (y eso que está precalentando) en el City, hacen un total de... 845,4 millones de euros gastados por Pep Guardiola desde que se hiciera cargo del banquillo culé. Hace falta tener la cara más dura que el cemento armado para criticar al Real Madrid por fichar a Vinicius por 45 millones cuando tú eres el entrenador europeo y mundial que más dinero ha malgastado en jugadores (la lista es interminable) desde que te hiciste cargo de un banquillo. Pero Pep Guardiola no tiene problemas con eso: jugó una final olímpica con España, disputó con la selección un Mundial y una Eurocopa, vistió la camiseta nacional 47 veces y, nada más colgar las botas, se declaró independentista. Lo dicho: una joya.