la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 25 de mayo de 2017

¡¡Pobre España!! / Por Paco Mora

El filóso José Ortega y Gasset toreando al alimón con Domingo Ortega


Ortega y Gasset:
 “Para saber cómo está el país hay que 
asomarse a una plaza de toros”

 ...si lo dicho por Ortega es cierto, y parece que sí, no nos debe extrañar que Puigdemont se presentara en Madrid a anunciar su “golpe de Estado”, ni que representantes de “la otra España” le acompañaran en su descarado desafío. Puesto que la “mayoría silenciosa”, liderada por Rajoy y Sánchez, se las traga dobladas sin rechistar. ¡Pobre España!

¡¡Pobre España!!

Día 24 de mayo de 2017. Madrid: Plaza de Toros de Las Ventas. En el cartel, una interesante corrida de Núñez del Cuvillo para Juan Bautista, Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey. Pocas veces como hoy ha quedado patente la verdad de la frase de Ortega y Gasset: “Para saber cómo está el país hay que asomarse a una plaza de toros”. Un sector de público irritado, casi asalvajado, se ha empeñado en asumir el papel de “la otra fiera” como si estuviera sediento de sangre, ante la pasividad de la gran mayoría silenciosa que, con su incapacidad de reaccionar, le ha permitido que se salga con la suya.

Talavante, en un momento cumbre de su carrera, se la ha jugado sin paliativos, y al finiquitar a su segundo toro ha pasado a la enfermería con una pierna chorreándole sangre y una oreja en la mano. Triunfalmente pero más dolido por la actitud de “la otra fiera” que por la herida. ¿Querían sangre? Ahí la tienen. A ellos, en su sadismo de malos aficionados, no les importa que, posiblemente, el ciclo isidril de este año se vea privado de las dos comparecencias que le quedan al “extremeño de oro”.

Roca Rey ha experimentado esta tarde la amargura de comprobar que se ha acabado su periodo de gracia en ese coliseo que los “reventadores” han convertido en un circo romano. Ya lo tratan como a una “figura” a la que hay que maltratar con saña, haga lo que haga delante de los toros. “Morituri te salutant”, deberá ser el saludo del joven peruano desde ahora cuando pise la arena de Las Ventas. Su mirada dura y taladrante a los tendidos, incluso en los mejores momentos de sus faenas, daba fe de que es muy consciente de ello.

Juan Bautista ha estado toda la tarde muy profesional y entendiendo a la perfección a sus dos adversarios. Como sus dos compañeros de cartel, no ha merecido el tratamiento de que le ha hecho objeto “la otra fiera” ni el silencio cómplice y timorato de la “mayoría silenciosa”. Ha estrenado un vistoso quite con el capote, que me atrevo a bautizar como “La Arlesiana”, en honor del Arles del que es natural.

Y termino por donde comencé; si lo dicho por Ortega es cierto, y parece que sí, no nos debe extrañar que Puigdemont se presentara en Madrid a anunciar su “golpe de Estado”, ni que representantes de “la otra España” le acompañaran en su descarado desafío. Puesto que la “mayoría silenciosa”, liderada por Rajoy y Sánchez, se las traga dobladas sin rechistar. ¡Pobre España!