la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 12 de agosto de 2017

Usted, como psiquiatra, ¿qué percepción tiene de la Venezuela de hoy? (2014)


El psiquiatra Franzel Delgado Sénior es hijo de Kotepa Delgado, cofundador del Partido Comunista de Venezuela y preso político, y de Ana Sénior, pionera en la lucha por los derechos de la mujer.

Nosotros estamos mucho más allá de un fenómeno de un gobierno que hay que derrotar. No hemos tomado conciencia verdaderamente de lo que estamos enfrentando...
Enfrentamos a "desquiciados, locos, asesinos, criminales, fanáticos... vivimos en un manicomio.


¿Qué percepción hubiera expresado sobre la Cataluña de hoy?
Entrevista al psiquiatra Franzel Delgado Senior (2014)

--Usted, como psiquiatra, ¿qué percepción tiene de la Venezuela de hoy?

Los venezolanos depositaron en Chávez su confianza para profundizar la democracia y él usó el poder que le dieron para instaurar una dictadura.

Chávez estafó a la nación. El país, por donde uno voltee a verlo, parece un carro escachapado. No hay lado sano.

--El presidente Chávez hechizó a las masas. ¿Cómo explica ese fenómeno?

Hay tres claves.

Una es el dinero, que, científicamente, se considera un reforzador universal. ¿Y qué es un reforzador? Es todo lo que, recibiéndose como consecuencia de una conducta, tiende a hacer que ella se repita. Un ejemplo: pidámosle a un grupo de niños hacer una fila perfecta cada día y regalémosle sólo a los que cumplan la orden una barra de chocolate. Al poco tiempo, veremos conformarse una fila perfecta: todos esperan recibir el chocolate.

El dinero es el más poderoso reforzador universal, más que el sexo. Por eso el mantenimiento del apoyo al régimen y al líder se han basado, exitosamente, en la repartición de dinero. No es una locura: es una manipulación de la conducta muy intencionada y cuidadosamente concebida.

--¿Cuáles son las otras claves?

La segunda clave es la esperanza. Eso es lo que explica que se mantenga la relación religiosa entre Chávez y sus seguidores.

Si hiciéramos una pirámide, en la cúspide estaría la gente más instruida y de mayor potencial económico y en la parte más ancha la gente menos formada y de menores posibilidades económicas. En los últimos años, la pirámide se viene vaciando de arriba hacia abajo y lo que queda es un fondo. Este gobierno no tiene intelectuales, no tiene profesionales. Le queda lo ancho de la pirámide.

Allí es donde juega la esperanza. Allí es donde la estafa surte efecto. ¿Por qué una persona que tiene 30 años jugando lotería y no ha ganado nunca, sigue jugando? El reforzador de la lotería es ganar dinero. No ha ganado nunca. ¿Por qué juega? Porque dice: `¡Yo sé de uno que sí ganó!’. El gobierno usa este recurso cuando aparece por televisión una persona a la que le dio una casa.

--Pero ¿qué características tuvo el presidente Chávez para que su capacidad de infundir esperanza fuera tan perdurable?

Una personalidad psicopática, y las personalidades de este tipo tienen una capacidad de manipular, de engañar y de estafar muy grande.

Hay otro elemento que puede explicar el poder que ha mantenido el gobierno y es que el chavismo opera como una secta destructiva.

Antes, las sectas sólo tenían una connotación religiosa, hoy no.

Pueden ser de mujeres, separatistas, políticas o de cualquier orden, siempre y cuando cumplan con los criterios universales que han establecido los académicos.

¿Qué es una secta destructiva? Leo: “Un grupo organizado que emerge en el seno de una sociedad con las intenciones de destruir las instituciones y valores y obligarles a asumir los de la secta”.

--¿Cuáles son las características de una secta destructiva?

Primero: tienen una estructura piramidal.

Segundo: guardan una sumisión incondicional a un líder, a quien se le debe obediencia absoluta pues se considera predestinado a cumplir una misión que sólo él puede lograr y crea, al crecer la secta, una estructura dictatorial.

Tercero: hay anulación de la crítica interna y prohibición del pensamiento individual.

Cuarto: hay persecución de objetivos económicos enmascarados bajo una ideología destinada sólo a reforzar el poder del líder. En nuestro caso, la secta no tiene que producir dinero porque le entra por las peculiaridades del país.

Quinto: la manipulación de los adeptos para lograr los fines que persigue la secta.

Sexto: ausencia de control de una autoridad superior sobre la secta.

Séptimo: en las sectas destructivas se fabrican palabras, frases y consignas para descalificar a quienes no pertenecen a ella, que son considerados inferiores. (Escuálidos, pitiyankis, burgueses, oligarcas, imperialistas, vende patria, etc.)

Octavo: hay uso de un color y vestimenta particular para identificarse y darse fortaleza de grupo.

Noveno: hay prohibición de abandonar la organización y quien lo hace es severamente penado. Entonces, quien pueda rebatir que el chavismo no se corresponde con estos nueve criterios, bienvenido sea.

Nosotros estamos mucho más allá de un fenómeno de un gobierno que hay que derrotar. No hemos tomado conciencia verdaderamente de lo que estamos enfrentando...

Enfrentamos a "desquiciados, locos, asesinos, criminales, fanáticos... vivimos en un manicomio.